Creo que esta muy claro que soy un fan de la ciencia-ficcion, ¿no?. Ya de pequeño me gustaban las naves espaciales y las aventuras galácticas, pero nunca le habia dedicado tiempo ni esfuerzo en buscar libros o enterarme del tema. El empujón que me puso en la órbita de la buena ciencia-ficción vino de una asignatura en la universidad: “Fisica en la ciencia-ficción“.

Llegué a la asignatura de rebote, casi fuera de plazo y solo podia ir a la mitad de las clases, pero mereció la pena. No solo por lo que haya aprendido de física (que algo quedaría), sino por los libros y el mundillo que me ayudó a descubrir.

Y todo esto lo cuento no porque me ponga nostálgico sino porque su profesor (Sergio L. Palacios) tiene un blog donde publica comentarios parecidos a los que haciamos en las clases. Un poco de ciencia con humor.