Hace ya una semana que volví de la Berlinale, pero hasta hoy no encontre tiempo ni fuerzas para hacer algún comentario al respecto.

El gran resumen de este año es que no estuvo tan bien como el anterior: ya el cartel no era tan interesante como el año pasado y al final la calidad de las peliculas que fui a ver fue sensiblemente peor. Además, para uno de los valores seguros (“Be kind rewind” de Gondry, atención que cachondo el [trailer]) solo me coincidia en fechas un pase y era para prensa y “privilegiados”.

En todo caso, no será porque no haya intentado ver buen cine:

  • Revanche“: austriaca de la sección oficial. Tenía ingredientes para ser una buena película, pero la lentitud mató la historia.
  • Love and other crimes“: de lo poco del este que habia en el festival. Película serbia en el estilo tragicómico de la zona. Una pequeña historia, con 4 personajes en un Belgrado triste. Bastante bien, y guapísima Anica Dobra.
  • “Transsiberian“, que supongo que se estrenará en cines. Del director de “El maquinista”, con acción y algunos sustos. El suspense es lo mejor de la película. Eso si, hay que soportar a Eduardo Noriega haciendo de españolito dando la nota en el transiberiano. Pero el papel le encaja perfecto.
  • Clásicos de la retrospectiva de Buñuel: “La edad de oro” y “Simon del desierto
  • Man jeuk“, de hong-kong. Historia de unos carteristas muy simpaticos, que se enfrentan al mafioso local por un pasaporte en un duelo final a lo ninja.
  • Coupable“. Pelicula francesa que empezó muy bien. Un tipo ricachón aparece asesinado con un cuchillo a la espalda. Su mujer como un cencerro y la cocinera de la casa aún peor (vamos, que se lo buscó). Una pena que luego la historia se diluya y alargue sin motivo.
  • Corridor #8“: Documental sobre la autopista a la que hace referencia el título. Una carretera que uniria Bulgaria, Macedonia y Albania. Muchas entrevistas a pie de calle en los 3 paises, que daban una visión bastante clara de lo que opinan los de la zona de sus vecinos y de Europa. Muy interesante.
  • Drifting flowers” desde Taiwan. Dividida en 3 historias, en la segunda yo me perdí, pero las otras dos bastante bien. Las dudas de una chica que no quiere parecerlo.
  • Sleep dealer“: ciencia-ficcion mexicana. Los efectos especiales serian espectaculares en los 80 pero ahora… y los actores malisimos. Especialmente la chica, que la debieron elegir por guapa (al menos en eso sí acertaron). El guión no era muy original ni quedaba al final muy claro que quería contar.
  • What no one knows“: thriller a lo John Grisham pero danés. Con mensaje en contra de la excesiva vigilancia del estado sobre el individuo con la excusa de la seguridad. Bien llevada, realista y con buen ritmo, así que me gustó.
  • Wild combination: a portrait of Arthur Russell“: documental sobre ese músico. No le acabo de pillar el punto a la música estilo John Cage así que no me importó mucho los avatares de su vida. Me quedo con una frase de los padres: “Realmente nunca entendímos que queria decir con esas letras y esa música”.
  • 3 días“: ciencia-ficción esta vez española. El guión y los actores (exceptuando el principal) eran malos con ganas. Creo que no estaba mal rodada, pero con una materia prima tan pobre no se podía hacer nada.
  • Lady Jane“: otra peli francesa. Le secuestran el hijo a una antigua activista de los 60, y esta llama a sus colegas para sacar las pistolas y rememorar los viejos tiempos. Algunos momentos muy bien, pero luego la narración era muy entrecortada y el resultado final se quedó a medias.
  • Katyn“. De lo mejor del festival, aunque era el valor seguro de Andrezj Wajda. Sobre una matanza rusa en polonia, que los alemanes atribuyeron a los rusos y despues los rusos a los alemanes. El punto debil de la peli es que ya se sabe lo que va a pasar desde el principio de la pelicula y no se puede hacer nada, solo esperar.
  • Ballast“. Americana. Fui a verla porque había entrada, pero menudo desperdicio. Para un ciclo de la caja sería una peli floja, para la Berlinale, no se como se atreven a presentar esto en la sección oficial y a lo grande.
  • Die dinge zwischen uns“. Película alemana, sobre una pija que descubre que su marido se va de burdeles. Y en lugar de decirle nada, decide ponerse de camarera en uno a ver que es lo que pasa en esos sitios.

Me pregunto: ¿Es tan dificil escribir un guión normal, con personajes creibles? ¿Por qué todos se comportan como idiotas en la pantalla? ¿Y contar la historia con un ritmo normal? Si el chaval va en moto al pueblo, no hace falta poner TODO el trayecto (de ida y vuelta) para que nos enteremos.

P.D. En cine no sería la mejor Berlinale, pero en todo lo demás genial: Algo de fiesta, comer en un vietnamita y cenar en un nepalí con Pablo y Datxe, encontrarme con Mario y Nacho y descubrir el mejor kebap que he probado hasta el momento.