Pues si, hace un año salia de Asturias con dos maletonas a tope y la cabeza llena de interrogantes rumbo a la lejana Finlandia.

Las cosas no salieron nada mal. Vamos por el famoso (por dificil) segundo invierno.