Para no perder la costumbre vuelvo a darme un paseo por Berlin y el festival de cine; a ver buenas películas (espero), encontrar mejores amigos (lo se) y beber cerveza alemana (inevitable).

Una semanita de vacaciones que me sabe a gloria.