Año: 1979
Director: Michael Mann
Por qué: La pasaban en la filmoteca de Helsinki, en un ciclo de Michael Mann. Esta es su primera película.

Tenía pocas expectativas en este drama carcelario para televisión, y resultó bastante bueno. Michael Mann consigue mantener la atención en un argumento convencional de autosuperación con una dirección correcta (nada especial, tampoco nada espantoso). Le sentaba bien no tener tanto dinero para tirarlo en tiroteos absurdos.

Historia de un preso que encuentra en correr el escape (metafórico) de su entorno. Al final hasta apetece hacer deporte. Entretenida, empieza bien a ritmo de “Sympathy for the devil” y luego es dejarse llevar; para ver si la pasan por TV.